Padd Solutions

Converted by Falcon Hive


Me cae muy bien Spike Jonze. Además, me gusta mucho su trabajo, por lo que pensaba ir a ver esta película seguro.

Ahora, después de leer esta entrevista, aún más.

Parece que desde Hollywood se ha creado un nuevo cine independiente cuya etiqueta poco tiene que ver con el presupuesto. Se trata de películas de gente como Michel Gondry, directores que trabajan mucho una estética determinada y se sirven de la música alternativa… ¿Te sientes parte de esta corriente?
Spike: ¿Me siento así, Max?
Max: Ehmmm… ¿Se supone que ahora tendría que decir algo muy sofisticado, verdad?
Spike (Riéndose): ¡No sé si mi respuesta va a ser mejor que la suya! No sé, no estoy seguro, pero puede ser porque mi profesión y mi cine no lo vivo desde fuera, sino desde dentro. Yo sólo me emociono con las ideas, no con las etiquetas, y eso se convierte para mí en lo más importante. Por ejemplo con esta película siento que hemos luchado mucho para conseguir llevarla adelante. Han sido años de mucho estrés, un parto agotador. Pero estoy feliz porque sé que nos han dejado hacer barbaridades, rodar cosas que no podríamos haber conseguido en una producción al uso. Hemos hecho una película íntima y personal a escala épica y hemos conseguido que salga a la luz. No necesito más, soy muy afortunado.

Max, teniendo a Spike Jonze de mentor, imagino que Hanna Montana no será tu cantante favorita…
Max: Te puedo asegurar que no lo es. Prefiero el rock alternativo, gente como los Yeah Yeah Yeahs, los White Stripes, The Killers, ese tipo de gente.
Spike: Cuando Max llegó al rodaje tenía nueve años y vi su iPod lleno de música de los Smiths y de los Ramones. Es un chaval bastante singular. Me alegro mucho de que no le gustara Hanna Montana.